top of page
  • Writer's pictureRaquel Reguera

Parar, respirar y mirar mi interior con cierta perspectiva

Estoy segura que yo no soy la única que de vez en cuando necesita parar, respirar y mirar mi interior con cierta perspectiva.


Es demasiada la presión a la que nos sometemos cuando intentamos seguir un ritmo de vida frenético y la mayor parte del tiempo, ilusorio. Y digo ilusorio porque muchas de nuestras cargas no atienden a hecho reales sino a los añadidos de nuestras percepciones saturadas emocionalmente.


La sombra inquietante de un sueño no realizado, el persistente desgaste del agrado a los demás o ese escritorio cargado de objetivos sobrehumanos nos abruman y disipan, haciendo incluso que lleguemos a traicionar algo que pareciera improbable: a nosotros mismos.


Y la trampa de esta traición es muy fácil de discernir. Simplemente observa si tus bendiciones se han vuelto cargas, si tus sueños alcanzados no son fáciles de sostener o tus oraciones respondidas no las sabes gestionar. Si es así, quizá sea hora de que hagas una pausa como yo, revisa tu mundo y obsérvalo desde una perspectiva clara y realista. No te dejes atrapar por mentiras y yugos innecesarios, que te desvían de tu propósito y te enredan en lazos innecesarios, que al final terminan apretando demasiado tu existencia.



Mateo 11: 28-30, Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga.



1 view0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page