top of page
  • Writer's pictureRaquel Reguera

Ahora es el tiempo de vivir para agradarle

Hay que tener mucho cuidado de no caer en la tentación de vivir buscando la constante aprobación de los demás, sobre todo en estos tiempos en que nuestro éxito o fracaso está tan condicionado no por lo que yo quiero ser, sino por los que los demás quieren que yo sea. Y aunque pensamos que somos libres, siempre vivimos en un cierto grado de “servilismo” que nos define. Bien sea que nos servimos a nosotros mismos o vivimos para agradar a otros, si no lo hacemos de una forma equilibrada, esto nos termina agotando. Para mí es como vivir subida a una noria de inestabilidad e imprecisión, a merced de un ojo criticón que lejos de hacerme más poderosa y “libre”, me obliga a beber de la volatilidad de lo “trendy”... y termina mareándome. Hace tiempo que decidí beber de la fuente de lo estable, de lo seguro, de lo eterno. Hace tiempo que dispuse mi inherente “servilismo” en manos Dios. Un servilismo que Él no usa para someterme, ni atraparme, sino para hacerme libre, poderosa y lo más interesante útil. Ahora vivo para agrardele, y tú : ¿a quien sirves?


Gálatas 1:10 Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo.




7 de Mayo 2021


0 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page